De las primeras cosas a plantearse es si nuestro hijo tiene edad para disfrutar de un campamento.

Tras muchos años de experiencia, concluimos que no debemos atender tanto a la edad de nuestro hijo sino a su grado de madurez y autonomía.