Una muy buena idea es compartir con todo el núcleo familiar la información que vayamos recogiendo y las decisiones que vayamos tomando. De este modo participareis del campamento toda la familia y vuestros hijos obtendrán cierto grado de confianza y le ayudará a estar familiarizado con las actividades dejando a un lado las inseguridades ante lo desconocido.

Nosotros os enviamos enlaces a los lugares de las excursiones y a algunos vídeos de las actividades que van a hacer. El verlos todos juntos, en familia, ayuda al participante a visualizar cómo va a ser su experiencia y lo motiva.

La mayoría de nuestros campamentos ofrecen una jornada de puertas abiertas, es muy recomendable acudir a esta jornada y de este modo facilitaremos la integración de nuestro hijo al funcionamiento de las instalaciones. Conocerá a alguno de los monitores y eso le ayudará seguro a acudir con seguridad al campamento de verano.

Puede que según se vaya acercando el campamento a nuestros hijos les surjan algunas preguntas o inseguridades. Lo que mejor podéis hacer es continuar animándole y mantenerse firme en su compromiso. El ser consecuente con lo que ha elegido, forma parte de su desarrollo evolutivo y va a ser muy positivo para la formación de su personalidad.
Las inseguridades que pueden abordarle en el último momento son normales, y nosotros podemos paliarlas basándonos en situaciones anteriores o evaluando las que están por venir.

En las anteriores, siempre podremos establecer paralelismos con salidas organizadas por el colegio como granja escuelas, o temporadas en las que haya dormido fuera en la casa de algún familiar o incluso en actividades extraescolares en las que haya hecho amistades y haya tenido vivencias positivas lejos de la familia. En el caso de que no hubiera participado en ninguno de estos casos, lo conveniente es sacar a relucir las cosas buenas que va a disfrutar y están por llegar: actividades de aventura, actividades plásticas, amigos y amigas nuevos, juegos diferentes, lugares de aventura, etc.